Ultimamente no me gusta mi ciudad.

Creí que estábamos mejorando en cuanto al cuidado del medio ambiente pero estos días me provocan pensar lo contrario. ¡Ya está bueno che!    

Me tienes «caliente»