Mis “cajas” y yo

Muchas cosas se han aclarado para mi desde la vez que oí explicar que los hombres ordenamos nuestras ideas en cajas. Es más, he llegado a confirmar que esa es la razón por la que no relacionamos nada con nada. Cuando nos plantean un tema, lo que hacemos es abrir esa caja y hablar de ello. Y si entra otro asunto a la charla, nos tomamos un tiempo y abrimos otra caja en donde se encuentra guardado ese tema.

Me pasó que una colega me trajo un chocolate cuando volvió de viaje. Yo muy feliz lo recibo y me lo llevo a casa. Al otro día, de nuevo en el trabajo, me pregunta ¿Le gusto el dulce a “Claudia”?, se referia a mi esposa. En ese momento se me bloqueó el pensamiento con el cuestionamiento de por qué le tenía que gustar a “Claudia”. El asunto era que yo había relacionado el nombre “Claudia” con lo que había a 10 metros a mi redonda. Y la unica “Claudia” que existía en ese momento era la recepcionista.

En fin, las cajas están en nuestro cerebro y sólo necesitamos de un poquito de tiempo para encontrar el tema a tratar.

Publicaciones-245

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s